• 917372000
  • info@idoctor.es

¿Cuándo hay que reservar cita con el oftalmólogo?

visitar consulta del oftalmólogo

¿Cuándo hay que reservar cita con el oftalmólogo?

La salud de los ojos es fundamental, pero puede que no le prestemos la atención necesaria. La mayoría de la gente desconoce lo importante que es la revisión periódica de la vista por un especialista médico, y muchos llevan años sin visitar al oftalmólogo.

Hoy queremos darte algunas recomendaciones para establecer un calendario de revisiones periódicas y sobre los síntomas que nos deben impulsar a reservar cita en la consulta de Oftalmología.

No es habitual que visitemos al oftalmólogo y una de las dudas que se nos presentan es saber qué señales debemos tener en cuenta para tomar la decisión de hacer una visita al médico y hacernos un chequeo de la vista.

 

Cuando conviene hacerse una revisión de la vista

Al margen de los síntomas que vamos a comentar, es importante recordar que para mantener la salud de nuestros ojos es aconsejable realizar revisiones periódicas de la vista.

Visitar oftalmólogo cada cierto tiempo nos ayuda a detectar problemas oculares antes de que se conviertan en un serio riesgo para la salud o el mantenimiento de la visión. Detectar una lesión ocular a tiempo puede atenuar su impacto en la calidad de vida de las personas.

Además, si se aplica el tratamiento necesario, como el uso de gafas o lentillas, la realización de una intervención quirúrgica ocular o el tratamiento con medicamentos, se pueden minimizar las consecuencias de una afección de la vista.

 

Visitar al oftalmólogo por razones de edad

Se puede decir que hay que frecuentar la consulta de Oftalmología conforme vamos aumentando la edad. Para las personas jóvenes y sanas, que no presentan problemas de visión, se recomienda que pasen por la consulta del oftalmólogo cada 3 o 5 años.

Esas revisiones deberían ser cada dos años a medida que los pacientes se acercan a los 40. A partir de esta edad, y hasta a los 65 años, se recomienda visitar al oftalmólogo una vez por año. Estas revisiones permitirán detectar condiciones como la presbicia o la vista cansada.

Cumplidos los 65 años, es conveniente que las revisiones completas de la vista se produzcan con mayor frecuencia, para diagnosticar enfermedades oculares como las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular, más frecuentes en las personas mayores.

 

Síntomas que indican que debemos visitar al oftalmólogo

Además de las revisiones periódicas, conviene estar atentos a determinados síntomas que pueden perturbar nuestra visión y que deben ser estudiados por un médico especialista.

 

Irritación y sequedad ocular

La irritación de los ojos es cada vez más habitual. Es algo habitual que se ha generalizado por la exposición a pantallas de todo tipo. Normalmente no tiene más consecuencias, pero puede ser un síntoma del síndrome del ojo seco.

El síndrome del ojo seco es un problema que provocado por la falta de lubricación y humedad en la superficie del ojo. Es bastante molesto y requiere de la atención del oftalmólogo para que recomiende un tratamiento médico que disminuya los síntomas.

 

Sensibilidad a la luz

La fotofobia o sensibilidad a la luz no es una enfermedad, pero puede ser síntoma de diversos trastornos, como una infección, la migraña ocular o de que hay presencia de alguna inflamación en el ojo.

Hay personas sensibles a la luz que sólo sufren molestias al exponerse a una luz brillante, aunque hay casos extremos en los que cualquier luz puede resultar irritante. Pero más allá de las molestias que provoca, la fotofobia debe ser atendida por el oftalmólogo para determinar qué la provoca y poner en marcha un tratamiento.

 

Manchas y halos de luces

Los cuerpos flotantes que podemos observar en nuestra visión reciben el nombre de miodesopsias, aunque también son conocidas como ‘moscas volantes’. Normalmente no son más que degeneraciones del gel que rellena el ojo, el humor vítreo.

Pero pueden estar originadas por causas más preocupantes, como una hemorragia de la cavidad vítrea que se acumulan en el humor vítreo. Para averiguarlo, conviene visitar al oftalmólogo para que descarte problemas mayores, como un desprendimiento de la retina.

Otro síntoma que presentan muchas personas es la percepción de halos alrededor de las luces. La observación de halos está relacionada con el aumento de la presión intraocular, un problema que puede desembocar en afecciones y enfermedades más graves, como el glaucoma. Por eso, es muy importante visitar al oftalmólogo para determinar el origen de esos halos.

 

Dolor en los ojos

La presencia de un dolor ocular agudo es siempre motivo para pedir cita al oftalmólogo. Las posibles causas de ese dolor puede situarnos ante una infección vírica o bacteriana, o a una inflamación ocular, o un aumento de la presión intraocular, entre otras.

 

Exposición accidental a sustancias químicas

Si por alguna circunstancia estás expuesto a sustancias químicas y alguna entra en contacto con tus ojos, debes acudir lo antes posible al oftalmólogo. En estos accidentes, lo más recomendable es que laves tus ojos con abundante agua fría durante unos minutos y visites inmediatamente a un especialista.

 

Cómo reservar cita con un oftalmólogo

Como vemos, hay ocasiones en las que una persona que necesita pasar consulta con un oftalmólogo, no puede esperar. Lo más rápido en estos casos, es acudir a la medicina privada para ser atendido por un oftalmólogo en una clínica o centro privado. Pero el coste de la consulta es un elemento que debemos tener en cuenta si no contamos con un seguro de salud.

Afortunadamente, hoy ya es posible acceder a consultas de Oftalmología a precios más baratos y sin necesidad de seguros médicos.

Esto es posible gracias a nuestra plataforma de servicios médicos privados, donde puedes buscar al oftalmólogo que más confianza te ofrezca en tu ciudad y reservar cita online, a un precio relamente económico, sin cuotas ni seguros.

¿Cuándo hay que reservar cita con el oftalmólogo?
5 (100%) 3 voto[s]
iDoctor

Deja tu mensaje