• 917372000
  • info@idoctor.es

Cuáles son los síntomas de una embolia pulmonar

síntomas de embolia pulmonar

Cuáles son los síntomas de una embolia pulmonar

La embolia pulmonar es una de esas enfermedades sigilosas que puede presentarse de repente. Además, es un problema médico que aqueja cada vez a más personas en nuestro país, razón por la que resulta especialmente importante estar atentos a los síntomas de la embolia pulmonar. ¿Los conoces? En este post te explicamos cómo se manifiestan.

Un estudio del Hospital Gregorio Marañón de Madrid señalaba en un importante estudio que en España se detectan más de 22.000 casos de embolia pulmonar anualmente. Además, en diez años se había doblado el número de ingresos hospitalarios por esta enfermedad.

La embolia pulmonar es una afección grave que puede llegar a ser mortal. Además, es relativamente frecuente que personas que han sufrido una embolia pulmonar recaigan con el paso del tiempo.

Son razones suficientes para saber más sobre qué es una embolia pulmonar y cuál es su sintomatología.

 

Cómo se produce una embolia pulmonar

Una embolia o tromboembolismo pulmonar es una obstrucción parcial o total de una arteria pulmonar por un coágulo de sangre.

Inicialmente, ese coágulo se suele generar como consecuencia de una flebitis o una trombosis venosa en las piernas del enfermo. Cuando el coágulo se desprende de las paredes de la vena, se incorpor al torrente sanguíneo y sube en la circulación venosa hacia el corazón.

Del corazón, el coágulo se envía a las arterias pulmonares, que son cada vez más finas, hasta que finalmente acaba bloqueando alguna de ellas y provocando la embolia pulmonar.

 

Síntomas de la embolia pulmonar

Una de las características del tromboembolismo pulmonar es que no siempre presenta la misma sintomatología. Depende de las características del paciente y de la gravedad del ataque, que muchas veces se presenta de forma repentina. Estos son los casos más graves.

 

Embolia pulmonar aguda

Cuando se produce una embolia pulmonar aguda, los síntomas son muy evidentes aunque estos ataques se suelen producir sin avisar. La persona que sufre un tromboembolismo pulmonar presenta estos síntomas:

• Dificultad para respirar, con sensación de falta de aire
• Dolor más o menos intenso en el pecho
• Sensación de angustia
• A veces puede escupir sangre
• Palpitaciones
• Taquicardia
• Sudoración profusa y fría
• Palidez y color azulado de labios, dedos y uñas

En los casos más graves, cuando más del 50% de las arterias pulmonares están obstruidas, el enfermo puede llegar a perder la consciencia e, incluso, sufrir un paro cardíaco.

 

Embolia moderada

En otras ocasiones, la embolia presenta un cuadro menos agudo, que puede revelarse como una simple fiebre y un dolor torácico.

En casos leves de embolia, los síntomas del tromboembolismo pulmonar pueden ser prácticamente asintomáticos.

 

Tromboembolismo pulmonar: Pruebas diagnósticas

En el proceso diagnóstico de la embolia pulmonar, el especialista puede optar por la realización de exámenes generales que ayuden a esclarecer el diagnóstico.

Hablamos de pruebas como la radiografía de tórax, los gases arteriales y el electrocardiograma, que tienen como finalidad ayudar en el diagnóstico diferencial o sugerir la gravedad de la afección.

Asimismo, el médico puede realizar exámenes específicos para confirmar el diagnóstico. En este sentido, la angiografía por tomografía computarizada o angio-TC sería la prueba de imagen que puede confirmar el diagnóstico.

 

Tratamiento y recuperación de una embolia pulmonar

El tratamiento de la embolia pulmonar es siempre una emergencia vital.

Hoy día, el tratamiento fundamental de un tromboembolismo pulmonar tiene como objetivo inmediato destruir el coágulo causante por medio de la inyección intravenosa de potentes anticoagulantes.

En algunos casos, no queda más remedio que recurrir a la cirugía de urgencia mediante la apertura del tórax para liberar la arteria ocluida extrayendo el trombo.

Una vez que se ha estabilizado la situación, el tratamiento que suele aplicarse suele requerir hospitalización y vigilancia médica. El equipo médico puede realizar un estudio de las venas de las piernas con ultrasonidos para determinar el origen del coágulo y detectar posibles trombos que puedan generar nuevas embolias pulmonares.

A pesar de que es una enfermedad grave, que conlleva morbilidad y mortalidad, puede resolverse sin dejar secuelas. El pronóstico de la embolia pulmonar es bueno si se efectúa el diagnóstico de forma oportuna y el tratamiento es adecuado.

 

Prevenir la embolia pulmonar

La prevención puede ser la mejor opción para evitar este tipo de riesgos. Un chequeo a tiempo y la constancia en la aplicación de hábitos de vida saludables como andar, no fumar y llevar una dieta sana, pueden ayudar a prevenir embolias pulmonares.

No obstante, si una persona pertenece a los grupos de riesgo, quizás deba de estar especialmente atento a este problema y hacer un seguimiento médico.

Hablamos de personas recientemente intervenidas quirúrgicamente, enfermos del corazón o con problemas respiratorios, personas obesas, mujeres que han dado a luz o personas que tienen una predisposición genética para la generación de trombos en sangre, entre otras.

Para ellos, en nuestra plataforma de servicios médicos privados cuentan con la posibilidad de acceder a los mejores especialistas en Neumología, con sólo hacer una búsqueda. En iDoctor.es puedes reservar cita en la consulta de un neumólogo privado próximo a tu domicilio al mejor precio, sin esperas y sin necesidad de tener seguro.

Cuáles son los síntomas de una embolia pulmonar
5 (100%) 1 voto
iDoctor

Deja tu mensaje